Hábitos y costumbres alrededor del mundo

La comida nos une, las costumbres nos separan

Un viejo proverbio de Madagascar afirma que “Los hombres son como el borde de una olla, la cual forma solamente un círculo”. Uno podría interpretar este dicho como que la necesidad básica del ser humano por alimento sirve además, como factor de unión, al menos temporalmente. Esto posiblemente sea bastante cierto, más allá de que los hábitos de las personas alrededor de “una olla” difieran marcadamente entre culturas.

Para comenzar, comer es quizás más importante para algunos de nosotros que para otros. Suele decirse que mientras los estadounidenses comen para vivir, los franceses viven para comer. Aunque sea una simplificación exagerada, es un hecho que mientras muchos estadounidenses comen una hamburguesa y una gaseosa en la oficina, los franceses, españoles y latinos adjuntan una importancia social al almuerzo que suele durar entre 1 y 2 horas.

Dependiendo de las costumbres del país, las comidas suelen tomar lugar en una mesa con sillas alrededor o en el suelo. En Japón se acostumbra a sentarse en una estera conocida como tatami, en los países árabes en alfombras o superficies lustradas, en Tonga, Fiyi y gran parte de la Polinesia, en el pasto o tierra firme.

Los palillos son utilizados en varios países asiáticos, particularmente en Japón y China, y se recomienda aprender a utilizarlos al menos como para poder llevar un trozo de comida a la boca. En los países árabes, se suele comer con la mano derecha, ya que izquierda es reservada para las tareas “sucias”.

Las personas también comen en horarios muy diferentes. Los primeros en cenar suelen ser los ingleses, finlandeses o los japoneses, que desde las 5pm, ya se encuentran esperando la cena. En Estados Unidos prefieren comer alrededor de las 6 – 6:30pm y en muchos países de Europa occidental, después de las 7pm. Argentina se encuentra entre los países que más tarde cenan: 9 – 10pm (y hasta mucho más tarde!) Claramente esto tiene su impacto al día siguiente, llevando a desayunar muy livianamente.

Ya en la mesa, algunas de las costumbres llaman la atención. En Inglaterra se recomienda no poner los codos en la mesa de la comida y poner las manos en el regazo cuando se ha terminado. En México es un tabú poner las manos debajo de la mesa, por lo que se debe poner ambas manos sobre la mesa durante y después de la comida. En Fiyi y en algunos otros países, es amable (y exigido) eructar después de terminar la comida, como muestra de apreciación. En China se recomienda no terminar completamente la comida del plato, ya que de hacerlo, es una señal de que aún no se está satisfecho y se quiere más. En otros países, como Alemania, dejar comida en el plato podría considerarse un despilfarro. En Japón, cómo es presentada la comida es tan importante como el sabor en sí. De hecho, no se debería atacar un plato sin antes cumplimentar al anfitrión sobre los arreglos estéticos y la disposición de la comida.

En todas las culturas también existen comidas aceptadas y rechazadas, más allá de que sea comestible o no. Por ejemplo, los lagartos existen en muchas partes del mundo, pero no son aceptables como comida por muchas personas. Lo mismo sucede con las tortugas, caballos, víboras, gatos, langostas, etc. que son comidos (y hasta considerados una delicia) en algunas culturas, pero no en otras. El siguiente artículo nos muestra una excelente comparación de los hábitos alimenticios por países: Comida por países.

Todos los seres humanos comemos para sobrevivir. Pero también comemos de acuerdo a comportamientos aprendidos sobre etiqueta, patrones de alimentación, comidas aceptadas, horarios de las comidas y tamaño de las porciones. Cumplir con estas guías de conducta, crea un sentido de identidad y pertenencia para los individuos de una cultura. Y aunque no estén reglamentadas por ley, no suelen ser rotas sin censura o con impunidad. Como embajadores de nuestro país queremos demostrar nuestras buenas maneras a la hora de comer, aunque hacerlo en otro país pueda ser considerado una excentricidad o representar una categórica falta de respecto.

¿Cuál es tu experiencia a la hora de sentarte en la mesa en otro país? ¿Cuál fue la situación más exótica que te enfrentaste?

About these ads

Un pensamiento en “La comida nos une, las costumbres nos separan

  1. Pingback: Una relación bien caliente: clima y cultura « ICEBERG Inteligencia Cultural

Déjanos tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s